jueves, 1 de diciembre de 2016

La familia

Felices sueños es ya un clásico por su estructura, por su tema y por su tratamiento. Al menos a mis amigos, Gloria, Susana y Luis la vieron también, y a mí nos ha gustado mucho. Aunque eso no quiere decir que no me siga quejando de no ver locuras o algo nuevo en el Ficx. A veces me pareció todo un poco acartonado y me perdía en el trajín de tiempos y espacios, pero ese baile (no miréis, ji, ji) del principio -con su correspondiente reflejo final- bien merece la pena.