lunes, 13 de junio de 2016

Fascinación

Solo hay que ver su extenso legado para comprender que la creación es terapéutica para quienes la realizan y para quienes, en este caso con asombro, la disfrutamos. Josefa Toirà. La conozco gracias al blog de la profesora efervescente: Lucía Ordóñez.


En el aíre

No veo levedad (como oí a mis espaldas) en la obra de Pamen Pereira que se muestra en el MUSAC. Disfruté, aunque un poco apresuradamente, de las sombras, los olores, el sonido y los elementos vegetales. Había una visita guiada a mi lado a la que atendí en algún momento (así me enteré de que los títulos de las obras no se mostraban porque la autora no quiere influir en la interpretación). Me pareció que estas piezas son bastante cercanas al público, quizás por lo decorativo, por el montaje y por lo sugerente de las asociaciones. Es agradable ver a todo un grupo poner interés en un museo. ¡Espero que algunas instituciones se enteren de la conveniencia de abrir los domingos por la tarde!



Convenciones

Amour Fou muestra, con un llamativo control de la composición de los planos, del movimiento y del color,  la vida casi muerta de un pequeño grupo de burgueses. Y lo hace muy bien porque a veces esa rígida relación entre los personajes está a punto de parecernos demasiado ridícula o de hacernos perder interés. A Fredi, Sonia y a mí nos gustó. Una pena que la sala de cine estuviera vacía. Espero que esto último no desanime a Con otros ojos.


Espacios privados

Cuando llegué hace 15 días a Lisboa y paseaba camino al hostal acompañada de Irene (que había madrugado para ir a buscarme) me llamaron la atención, por su forma, su color y sus preciosos números, estas cabinas. Las rodeé hasta ver que se trataba de lugares donde guardar objetos personales, como cualquier taquilla, pero pensadas para gente cuyo hogar habitual es la calle. De ahí su tamaño. La iniciativa es interesante a nivel humano y también estéticamente. Creo que es importante que lo sea entre otras cosas para llamar la atención de los posibles «donantes». No fuimos las únicas en pararnos a buscar una explicación sobre su uso y mirar si contenían algo (así que, al menos por un momento, varias personas pensamos en las que viven sin casa y su manera de moverse). Las fotografiamos. No vimos más cabinas por la ciudad pero si personas con su maleta y sus bolsas al lado o montones hechos con escasas pertenencias bajo los colchones. Así estaban por ejemplo alrededor del Mercado de Arroios, donde solía verlos cada mañana.



Recomendación de Henar


jueves, 26 de mayo de 2016

Cruce de dos Danieles. ¡Y una Laura!

Buscando la autoría del cartel de Globe que me gustó tanto, y que me recordó un sueño de esa noche con un hombre escurridizo como protagonista, leí el nombre Daniel Jamieson. Solo puse «ilustraciones» y aquí está Dan, aunque no tenga nada que ver, creo, con el primero, dramaturgo. (Bueno, ya investigaré si me acuerdo.) Lo que me importa es que se conozca la obra de este señor tan fresco.
Yo para imágenes agradables, simpáticas y atrevidas, a veces inquietantes, recomiendo con frecuencia a Laura López Valza. Algo tienen que ver ¿no?





martes, 24 de mayo de 2016

Buen trabajo

Mi hermana fue la semana pasada a ver The Taming of the Shrew. Como hoy me ha contado que el cartel era muy chulo lo he buscado. La ilustración es de Dan Hillier.

lunes, 23 de mayo de 2016

Somos fantasmas

Anoche Sol me preguntaba por el libro que me dejó Irene y que ya acabé: Las cosas que perdimos en el fuego. Como a Lutxi, como a Gustavo, como a mí, le había llamado la atención el título. También la cubierta. Esa rubia no es del todo humana. ¿O sí? ¿Qué vemos en la mujer de Aleksandra Waliszewska que tan cómoda se siente en ese escenario propio de Magritte?
En La Tasquita, acompañada de un rioja y morcilla con tomate (¡qué ricos pintxos pone Iñaki!), yo le contaba a Sol el comienzo del cuento, el último en el libro, que da título a la recopilación. Aunque el ambiente no era muy propicio y seguro que yo tampoco me lucí mucho, le pareció interesante, así que quiere leerlo. Para mí lo importante no son los argumentos, más o menos de terror -que no me entra mucho-, sino todo lo que se mueve alrededor. Y cómo lo cuenta, claro. Recomendable.




domingo, 22 de mayo de 2016

Arte y escritura

He encontrado a Ana Jotta y otras personas interesantes en nós e mundo. Maravilloso lugar.




Patinazos

He leído, entre los comentarios suaves, que es una basura o que ha sido abucheada. Pero parece ser que a Boyero le ha gustado The Last Face. O eso es cierto o se ve en la obligación de defender a Sean Penn por la poderosa razón de que ha sido pareja de mujeres de belleza extraordinaria. No queda muy claro qué valoraba mientras escribía. El comienzo de su crítica está fuera de lugar (¿Qué tiene que ver las cualidades de un seductor aquí?) y a mí personalmente me provoca rechazo. Así que varios de los comentarios de mi sábado surgieron de la lectura matutina de los periódicos. Mientras reflexionaba yo sobre la idoneidad de combinar Es horroroso, horroroso, la columna de Patrícia Soley-Beltrán sobre el anuncio de Campofrío, con las palabras de Boyero, me encontré con una doble página dedicada a Cannes y los tacones. Resulta que en varias ocasiones han prohibido la entrada a las salas a mujeres que calzaban zapatos planos. ¿Y las (solo afectaba a las mujeres) que han desafiado la norma son rebeldes? Es todo tan ridículo que parece que vivimos en una continua campaña publicitaria. Y, como tantas veces, no sé qué anuncian.


Arco Lisboa

Tengo intención -firme propósito que se cumplirá si todo va bien- de ir la semana que viene a la feria de arte Arco en su edición lisboeta. Después de tanto tiempo paseando por las galerías en la cita madrileña será un poco raro pero, como todo lo nuevo, interesante. Todavía no he investigado apenas qué artistas se ha invitado. Para empezar, mi admirada Rosana Ricalde expone en 3+1 arte contemporânea. Palabras, máquinas de escribir, hilos formados por letras… Nos va gustar a Irene y a mí, fijo. ¡Qué ganas!



sábado, 21 de mayo de 2016

Obituarios intervenidos

El domingo pasado estuve con Santi y con Sol en ese museo navarro del que dicen que lo más visitado es el bar, el Centro de Arte Contemporáneo Huarte. Por desgracia Sol y yo llegamos más bien justitas a la cita y no pudimos comprobar la calidad de los pinchos que han dado fama al establecimiento. Entre lo que más disfrutamos dentro, que fue una exposición sobre autoedición, encontramos el libro Cadaveres Exquisitos, de Txuspo Poyo. No sabía nada de esta obra tan interesante y tampoco pude admirarla en su totalidad pero la quiero ya. Es un objeto infinito, sin fecha de caducidad, para poseer. Se puede comprar, y barato, en Banizu Nizuke.


Un espejo

Mientras yo estaba acompañando a mi padre en el hospital, un poco alejada del mundo por decirlo de algún modo, Luis me informaba del todo Cannes y, cómo no, del premio a Mimosas. Ahora toca esperar a que la estrenen en algún lugar accesible al mundo mundial. El galardón ayudará, así que felicito a Oliver Laxe y a toda la afición. El cartel, por convencional, no me gusta pero… tengo la esperanza de que lo cambien.

martes, 17 de mayo de 2016

¿Más tópicos?

No nos dejemos engañar por la publicidad. Piensa, analiza, opina… ¡Esto es el capitalismo!


sábado, 14 de mayo de 2016

Para el puente

Como en Miranda hay fiestorro, nos vamos a Pamplona cargadas de libros. Y como a Virginia le encantan los cómics


¿Libertad?

Complicado mundo el que nos enseñan Papusza, leyes ancestrales para personas que se aman vivir en la naturaleza y libres como el viento. Lo que más me impresionó fue la iluminación en esos planos maravillosos. No me gustó nada como maquillaron a los personajes, no lo entiendo; es como si se hubieran liado con tanto cambio flashback.


jueves, 12 de mayo de 2016

Ñoñería no, gracias

Todo el mundo se pregunta cómo pudo pasar desapercibida en vida una escritora de la calidad de Lucia Berlin. El caso es que ahora podemos disfrutar de su obra. Irene, este descubrimiento no me parece, una vez más, producto de una campaña publicitaria de las editoriales. Sí, nos puede gustar lo que gusta a todo el mundo.
Un placer agridulce, aviso.




miércoles, 11 de mayo de 2016

Silencio

La verdad es que Almodóvar consiguió contenerse (según dicen los diversos artículos de promoción esa era su intención) en Julieta, pero no se si ha sido para bien o para mal. Mi amiga Lucía decía la semana pasada, cuando ambas vimos la película al tiempo pero en diferentes ciudades, que era sosa, sosa, sosa. Para ella solo se salvaba Rossy de Palma. Yo la verdad es que no puedo con la pareja de tortolitos. Ni en el tren ni en esa preciosa cocina con vistas veo la más mínima química. No entiendo a qué viene el contar a la hija todo el encuentro entre los padres porque la hija ya lo sabe. ¿Por qué se pone a escribir como si nos fuera a desentrañar un misterio que no existe? No tengo ganas ni siquiera de leer más críticas. Ya veo que a Martín Garzo le ha llegado. A mi amigo Luis le gustó también, al menos relativamente. Discutiremos sobre ello cuando nos veamos. Él cree que a mí se me cruzó desde el principio pero no es verdad, casi lo que más me creí fue el final. No sé muy bien la razón, no sentí la culpa de la protagonista en ningún momento.
Durante toda la proyección estuve entretenida, claro. La composición de los planos está tan cuidada… El uso escenográfico del color me volvió a parecer impecable. La tela roja moviéndose al comenzar la película me encantó.


martes, 10 de mayo de 2016

Arena, cemento y agua

Estos días a menudo echo de menos una hormigonera (concretera para los cubanos, siempre tengo presente a Omar, profesor de litografía en el CIEC, que me lo decía) para hacer la masa que debo meter entre las piedras de casa. Solo voy a hacer algunos trozos del muro exterior, el interior mejor lo dejo para profesionales. Como voy aprendiendo poco a poco, error tras error, me fijo a todas horas en las paredes de pueblo y en las de ciudad. Si está por fuera o muy hundida la argamasa, su color, densidad, dureza… Bueno, antes también me fijaba. Ahora más.
Leo que Patricia Esquivias trabaja con los esgrafiados y otros elementos decorativos de la arquitectura. No tengo intención (quisiera pero…) de ir a ver su exposición en el CA2M así que le pregunto a Santihago, que estuvo el domingo pasado. Como yo ya suponía, le ha gustado mucho. Aunque acabemos -menuda utopía- la obra en Guinicio, el discurso de esta artista me seguirá interesando. Espero que tenga éxito y que podamos ver sus trabajos en más espacios expositivos en el futuro.


miércoles, 4 de mayo de 2016

Frescura

Todavía estoy conociendo estos trabajos pero ya estoy enamorada.