lunes, 9 de octubre de 2017

Sencillez

Visages, villages no es un gran documental, es algo especial, entrañable. Un bonito proyecto. La sesión, con la presencia de la directora, fue muy emotiva. La verdad es que no conozco apenas su cine pero me conquistó hace tiempo con Los espigadores y la espigadora. Ahora tengo pendientes el resto de sus películas.


Espectadora solitaria

Con bastante sueño fuí a ver la obra de Eric Baudelaire en Tabakalera. Tuve que parar a pesar de que la exposición era interesante (aunque el proyector de diapositivas «molestaba» bastante pegado a una de las zonas «de cine») y salir a tomar un café. Volví para la proyección del segundo documental que veo de este autor. Es más soso, más evidente, menos intenso, que Letters to Max, pero sus imágenes -en parte intercambiables- son también dolorosamente poéticas. Fuera hacía sol, uno de los motivos, no creo que el principal, para que no hubiera nadie.


Also Known As Jihadi - Eric Baudelaire - 2017 - Teaser from Eric Baudelaire on Vimeo.

Adaptación sin brillo

Escogí La douleur porque en otros tiempos disfrutaba mucho leyendo a Marguerite Duras. No sabía que trataba un momento importante de su vida. Ahora sé un poco sobre lo que se ha escrito, desde distintas partes, sobre las curiosas relaciones que se establecieron y que en la película se intuyen. Se ha alabado la interpretación de su protagonista pero para mí el fallo estaba ahí precisamente. No me «cuadraba» con mi imagen preconcebida, posiblemente muy inexacta, de la escritora. No sentí esa intensidad de la que hablan. Me pareció acertado el desdoblamiento del personaje, las realidades paralelas, lo imaginado, lo escrito, lo olvidado.


domingo, 8 de octubre de 2017

Disfrutando el triunfo del amor

La historia tierna que fue premiada en Berlín, On Body and Soul, se me hizo un poco increíble. Así que la poética quedó oscurecida por un reparto inadecuado. Además la premisa de que nadie, o al menos su enamorado, en el matadero «comprenda» a la protagonista me confundió.


miércoles, 4 de octubre de 2017

Juegos de espías

Demonios tus ojos tiene chispa. Oí comentarios que decían lo contrario, claro, que era una sosedad. Juzgen ustedes si es lo suficientemente inquietante o no.


Difícil relación entre padre e hijo

Temporada de caza me conmovió.




Miedo

Como he leído aquí, la francesa Jusqu'a la garde empieza como un documental casi. No cuento más porque sería destriparla y el título ya dice bastante. Bien hecha aunque, por desgracia, no nos muestra nada que no sepamos. Supongo que ha ganado el Premio del Público a la mejor película europea en Donosti por lo que puede tener de denuncia de la realidad que viven muchas familias. El director pretende sensibilizarnos.


Impresionante

Me parece una maravilla el trabajo de Fran Walter. Todavía estoy impactada después de ver sus pinturas en directo en la Biennale.


Aburrida

La peor y la menos original de Mitre.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Pasión por escribir

Interesante este futuro, presente ya, éxito cinematográfico que es El autor. Juego entre realidad y ficción a la manera de En la casa. Público entregado, con muchas risas, en una sala llena el sábado pasado a las 9 de la mañana. Me decepcionó un poco estéticamente (me pareció más elegante Canibal) y, aunque las interpretaciones sean bunísimas, vi mucho tópico (La comunidad) en ese vecindario y fuera de él. Cosas mías.


Amor de verano

Todo es tan maravilloso como podéis ver en el cartel: Italia, sol, arte, fruta madura, bicicletas, baños, caricias… Un guión escrito por James Ivory. Llega un momento en que no te crees tanta maravilla -padres perfectos- pero la disfrutas mucho.
Impagable la recreación de los años ochenta. Bañadores, camisas y camisetas para no perder detalle, Fido Dido incluido.


Un mito

Alberto García-Alix nos cuenta su vida. Como dice, trabaja alrededor de si mismo. Quizás, seguro, en La línea de sombra no revela nada nuevo -hemos visto en sus fotos y vídeos que y quienes le han rodeado- pero no te puedes perder esa manera de contar, esa voz, esas pausas y ese rostro.


Un clásico

Garrel me convenció más que la última vez. Siempre es un placer entrar en su particular mundo de amores y amantes. No pueden faltar las infidelidades y los celos.


Ovación

Para mí y para el resto de la sala repleta era la primera historia del festival. Se recibió a su actriz, Daniela Vega, con mucho afecto antes de la película. Después con pasión y aplausos en pie, como había pasado ya en otros festivales. La película La mujer fantástica no es para tanto pero el momento sí que lo fue.
Merece la pena por esta escena.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Empezando

La primera de la tarde es esta historia ya premiada en algunos festivales. A ver...



Zinemaldia

En breve me voy a San Sebastian a ver pelis, entre ellas la de esta gran mujer: Agnes Varda.




miércoles, 17 de mayo de 2017

Crear entre paredes

«La vivienda se va consolidando como máquina de ignorancia o como mecanismo integral de defensa.»       
Mientras volvía a dibujar, tras muchos años de interrupción, buscaba afanosamente imágenes. Uno de mis libros preferidos (citado al comienzo de este texto) para encontrar esas imágenes fue Esferas III de Peter  Sloterdijk. Además de un buen discurso y un lenguaje a veces pomposo está lleno de sugerencias arquitectónicas, ambientales y sobre todo habitables.
Creo que mis dibujos tratan sobre eso, maneras de habitar y maneras de comunicarse o más bien las dificultades de comunicarse. No es que ese sea el tema, solamente, sino que podría decir que el hecho de ponerme a dibujar es una búsqueda de comunicación y también una afirmación.
Afirmación, autoafirmación más bien. Durante un tiempo pensaba que lo único válido era el concepto y el no objeto. Pero yo no trabajo así, el concepto surge del objeto (dibujo), tanto, (o más) como el dibujo surge del concepto. Así que el dibujo es necesario. Si hay dibujo hay objeto, hay mercado, etcétera.  Pues bien, que así sea.  No me voy a cortar.
Por otro lado busco, ya que estoy en ello y soy un clásico (por no decir dinosaurio), que la imagen sea lo suficientemente fuerte como para sostenerse por sí misma y crear significados. No hay fragmentación, hay unidad y composición. Vamos, un clásico total. Pues que así sea. He dejado de pensar en lo que hay que hacer para hacer lo que me apetece.
Acabo de leer Las Olas, de Virginia Woolf, por tercera vez. Creo que es la vez que más la he comprendido  (racionalmente) y a la vez me ha decepcionado un poco, pues he visto sus límites. De todas formas me sigue fascinando la falta de diálogos y la construcción del libro a través de monólogos interiores, como ecos lejanos que chocan contra las paredes de los propios personajes. Hay una fatalidad en cada personaje, un rasgo esencial que lo caracteriza, que lo limita pero que a la vez le ofrece todo un potencial. Creo que esta es mi actitud actual ante, digamos, la creación de imágenes y la imagosfera
Por otro lado este libro y Al faro (que no he releído), está llenos de imágenes; las luces del día que transforman los espacios y objetos hechos por el hombre pero al margen de cualquier presencia humana, o el tiempo que transcurre indiferente a los affaires humanos y a la inmensa soledad que reflejan.
Estos dibujos reivindican la duda, la inseguridad. Hablan de soledad e incomunicación–comunicación y a veces del propio acto de pintar, pero de manera rotunda, espero.
No seguiré escribiendo para no entrar en el terreno de la confesión, no me apetece emular a Louise Bourgeois.
Dentro de 10 años, si continúo dibujando y me piden un texto, posiblemente escriba algo similar.

Santiago García


miércoles, 3 de mayo de 2017

¡Cuide sus pasos!

Peligro de caída es la obra de Asun Montejo para Pisitos en Local.


viernes, 28 de abril de 2017

Vestida de cuerpo entero


Arquitecturas panópticas
El término «panóptico», de origen griego, significa poder verlo todo con un solo golpe de vista.
No hace mucho leí que Jeremy Bentham, filósofo utilitarista del S.XVIII, ideó un proyecto de arquitectura penitenciaria basada en este sistema panóptico que básicamente consistía en una edificación circular en cuyo anillo exterior se colocan las celdas abiertas al interior, mirando hacia una torre de vigilancia situada en el centro del círculo y también al exterior mediante una ventana al fondo.
Desde la torre central, gracias al contra-luz, uno o dos vigilantes observaban (o no) a los presos que, sin  poder ver lo que ocurre en la torre por la oscuridad, procuran una buena actitud en todo caso. No solo se sienten vigilados sino que se vigilan unos a otros desde sus celdas, disociando realmente el hecho de “ver” y “ser visto”.
Se construyeron  varios penales durante dos siglos pero la cosa no quedó ahí y la arquitectura panóptica se aplicó en hospitales, centros educativos, incluso en la planificación urbanística de grandes ciudades.
Interesante es y, a pesar de no tener idea del tema, fue fácil caer en la cuenta de que lo panóptico sigue vigente entre tanta cámara de cajeros, de hacienda, de google, de teléfonos o del entramado de amigos cibernéticos que vigilamos y que vigilan.
Y después de leer, aunque soy más bien de trivializar con lo que no tengo delante, me dieron ganas de ser libre.
Así que me mentí un poco, me desnudé y para que nadie me vea, puse el vestidor. 

Gloria Caamaño



jueves, 27 de abril de 2017

Coreografía

Componiendo. ¡Qué bien trabajan estos chicos!